31 enero 2010

BARCELONA Y SANTA EUGENIA DE BERGA





































Este fin de semana ha dado mucho de sí.
El sábado fuimos a Barcelona, al antiguo monasterio de Sant Pau del Camp, donde Sigrid y Jordi nos enseñan la maravillosa combinación de arte, historia y música. Más de tres horas de "taller" descubriéndonos la arquitectura, la sonoridad y la vibración del canto gregoriano en este precioso enclave. Enriquecedora experiencia.
Aprovechamos después, para dar un paseo por la ciudad, y por esos rincones que siempre nos fascinan, como Santa María del Mar, y después de leer "La Catedral del Mar", es como más tuya, como si la hubieras visto crecer,...
El día soleado invita a dar una vuelta por el Parc de la Ciutadella, donde relucen las restauraciones más recientes.
Atardecer multicolor desde la ventana de mi casa con nubes multiformes espectaculares.
Y el domingo, con la familia nos dirigimos a Santa Eugènia de Berga, en la comarca de Osona, para conocer la fiesta popular Els Tonis, con una antiguedad de 121 años, donde se trata de conservar antiguas tradiciones y recuperar los medios de transporte con animales. Carros y carretas bien engalanados, y unos animales briosos y deseosos de no quedarse en el paro con tanta máquina de gasoil,...
En esta población destaca la iglesia románica, monumento nacional, preciosa por fuera y acogedora por dentro.
Continuamos ruta hasta Vilalleons (por cierto, no vemos ni un león) y por estrecha pista cementada llegamos hasta el Santuari del Puig de L´Agulla, con restaurante anexo bien concurrido. Paseo hasta la Creu de Montagut y damos por terminada la excursión.
Esta comarca, tan próxima a Barcelona, tiene tanto por mostrar. Volveremos pronto a descubrir sus sendas y caminos.

4 comentarios:

Ire and Silence dijo...

Preciosas, preciosas imágenes!
La primera y la cuarta son fabulosas.

Aunque para fabuloso, vuestro fin de semana, sí.
Muy cierto eso que comentas de la personalidad que adquiere Santa María del Mar, una vez leído el libro :D


Estoy yo también deseando ver esos caminos y veredas!
Un abrazo.

Isabel Martínez Rossy dijo...

Estupendo reportaje, estupenda ruta y estupendo fin de semana... Muy buena esa primera foto del claustro, con luces y sombras creando un juego de volúmenes muy interesante y curioso efecto visual
Un abrazo

JOSE ANTONIO dijo...

Ire and Silence:
Hay libros que te hacen vivir la historia, y si a más, puedes comprobar lugares y edificios es un modo muy didáctico de CONOCER.
Un abrazo y BUEN CAMINO!!!!!

Isabel:
Es un claustro acogedor y de una gran belleza, y las luces y sombras le dan un aspecto encantador. Te recomiendo este lugar si vienes por Barcelona, y sobretodo Santa María del Mar, esbelta y luminosa, es mi preferida.
Un abrazo.

Isabel Martínez Rossy dijo...

Conozco Santa María del Mar y te aseguro que es uno de esos lugares que me han sobrecogido por su belleza, por ese aire y ese silencio tan especiales que te tocan por dentro... Y claro, leí la novela y me encantó, sobre todo por lo que se refería al mundo de los canteros y su organización gremial. Me encanta Barcelona y siempre estoy deseando volver... El Moll de la Fusta ha sido puerto de partida y de regreso de algunas de mis singladuras... ¡qué buenísimos recuerdos!
Un abrazo