27 agosto 2008

CAMINO A SANTIAGO VIA DE LA PLATA



















Es difícil explicar en unas pocas líneas tantas experiencias vividas en el Camino a Santiago por la Via de la Plata. Tantos lugares con encanto, con historia de miles de años, paisajes diferentes, fauna, ciudades monumentales, las personas que conoces, tantos momentos solitarios, tantos amaneceres,...
Dejé tierras de Sevilla con temperaturas por encima de los 40ºC y dos semanas más tarde llegaba a Finisterre (El fin de la Tierra), más de 1100 kms de aventuras, de aprender, de conocer otras costumbres, paisajes y gastronomía.
A destacar en la Vía de la Plata el gran patrimonio que se conserva de la cultura romana: calzadas, acueductos, teatros,
termas,...
Lugares como Itálica, (2ª foto) cerca de Sevilla, o Mérida (4ªfoto) son buenos ejemplos.
Los miliarios son mojones donde de indicaba la distancia en millas desde Merida (5ª foto).
Se cruza muchas zonas de ganadería, así que te puedes cruzar con vacas, toros, cabras, cerdos,...
Cuidado con los toros agresivos,...
Esta variante de la Vía de Plata, no es tan frecuentada como el Camino Francés, pero aún así, siempre conoces peregrinos a pie y en bicicleta, personas con un gran corazón y con ganas de compartir un tramo del Camino y de la Vida,...
A Salamanca llegué con Luismi, Miguel Angel y Juanmi (10ª foto), otros tramos los compartí con Fernando y Manolo de Zaragoza, con Paco de Zamora, también con Oscar de Guipúzcoa y José Antonio de Sevilla pedaleamos juntos, y la emotiva etapa de entrar en Santiago la hice con estos dos últimos y una simpática pareja de Valencia: Ricardo y Raquel.
En esta ocasión, el tiempo lluvioso y fresco no me ha impidido llegar hasta Finisterre.
Gracias a todas las personas que he conocido durante este recorrido, a mi familia y amigos, y sobre todo a Mª José y Blanca que me han acompañado dándome un apoyo logístico y humano muy importante.

7 comentarios:

Cristina dijo...

¡HABEIS VUELTO! Tenía que ponerlo así en mayúsculas porque no os imaginais cuanto me he acordado de vosotros. Veo que lo habeis disfrutado. Ya me contareis en persona cuando nos veamos. Es una alegría teneros tan cerquita aunque supongo que volver al trabajo da un poco de pereza verdad? En fin, y lo que habeis disfrutado no os lo quita nadie. Un abrazo

Culoinquieto dijo...

Ya está bien,uno se puede ir de vacaciones pero hay que volver antes, sois unos desconsiderados con los amigos, no te imaginas, Jose, lo que me hubiera gustado acompañaros, pero ya buscaremos otros retos. Mirate lo del Besiberri, tu te recuperas rápido.
Un besazo pa los dos, ea.

Diego dijo...

Bonitas fotos y más aún la aventura.


Un saludo, Diego.

Noe dijo...

Vaya tela Jose Antonio, aqui dando envidia a los currantes veraniegos...

Para mi estas vacaciones han sido, trabajo y trabajo, pero con gusto eh?, no me quejo la verdad.

Vaya viaje no? Me alegro de que te haya gustado, ¡como para no!. Además seguro que has desconectado mucho, que eso siempre viene bien.

Un abrazo y bienvenido a la blogosfera!!

JOSE ANTONIO dijo...

Cristina:
Ya estamos de vuelta!!!!
Las vacaciones han sido muy intensas y ahora ya estamos acechando la vuelta al trabajo,...
Esperamos verte pronto.
Un abrazo

Culoinquieto:
Seguro que hubieras disfrutado un montón con la bici en la Vía de la Plata (no tiene nada que ver con la Ruta de los Cátaros), yo diría que un 95% es ciclable,...
Un abrazo y nos vemos pronto, campeón.

Diego:
Gracias por pasarte por el blog y por el comentario. Ya he visto un poco tu blog y veo que te encanta la montaña. Tienes unas buenas fotos y entradas muy interesantes.
Un saludo.

Noe:
Siento que no hayas tenido vacaciones. La verdad es que desconectar unos días es muy importante. Y sobre todo, tener tiempo para hacer realidad los sueños es una MARAVILLA.
UN ABRAZO CON TODO CARIÑO.

xenaia dijo...

Veo que te lo has pasado super bien estas vacaciones, como tiene que ser :P
Me ha encantado, sobre todo, la italica, ese precioso amanecer y el atardecer con la bici (la 12ª foto)
Que pena que las vacaciones duren tan poquito verdad? pero por otro lado, si siempre las tuvieramos no las disfrutaríamos tanto, verdad? :)

JOSE ANTONIO dijo...

Xenaia:
Me gustaría comprobarlo eso de que tal vez no lo disfrutaramos tanto,...
Con tiempo para hacer realidad todos los sueños, !que gozada!
Un abrazo