11 septiembre 2012

DE VUELTA AL PARAISO

Estos días pasados recorriendo las montañas del Pirineo me han hecho recordar muchas cosas y experiencias vividas. La primera vez que pisé Aigüestortes, con mi amigo Jaume, hace más de 30 años, dije: esto es el paraiso,...hoy sigo pensando que así es,
Cuando te dejas invadir por la esencia de los bosques y los ríos, sientes que has vuelto a tus raices naturales, a tener pleno contacto con la naturaleza, con los elementos, disfrutando de un vasto horizontes y saboreando sin prisas la libertad.
Con un tiempo invernal empezamos en Andorra, subiendo desde el Coll d´Ordino al Pic de Casamanya, un mirador genial del Principado de Andorra, la temperatura próxima a los 0º y el fuerte viento no nos dejó permanecer mucho rato en la cumbre. Al día siguiente subida al refugio de Comapedrosa, donde me despido de los amigos para hacer unos días del GR11 en solitario hasta Espot. Coincido con unos polacos que van a subir al techo de Andorra y vamos juntos hasta el desvío del GR11 donde la niebla, la nieve y el hielo hacen pensar que el crudo invierno ha llegado de golpe. Paso mis apuros para bajar por la helada Portella de Baiau, por suerte aparece una pareja de alemanes que vienen de Vallferrera y aprovecho sus huellas para orientarme. Voy haciendo etapas nuevas y reconociendo lugares ya visitados y que guardan el calor de las personas con las que han convivido y compartido momentos de vida tan intensos. Paso por Areu. Tavascán, Estaón (a recomendar el refugio), el pueblo fantasma de Dorve, La Guingueta d´Aneu y por fin,  Espot, puerta al Parc de Aigüestortes. Un día de descanso y de nuevo a descubrir rincones del paraiso, como L´Estany de Subenuix, lugar encantador donde el silencio y la belleza se mezclan.
Ya en compañía hacemos un tramo juntos hasta el lago de Sant Maurici y los famosos Encantats, antes de seguir las marcas del GR11 hacia el refugio de Colomers, con unas vistas espectaculares de lagos de origen glaciar y montañas emblemáticas del Pirineo.
De Colomers al refugio de la Restanca por el Port de Caldes, aprovecho para ascender al Montardo, una de mis montañas preferidas con un día despejado se ve el Aneto, Posets, Besiberris, Punta Alta,...
En l´Estany de Rius me encuentro con Mª José que ha subido desde Conangles, en la boca sur del túnel de Viella y ya bajamos juntos, con la compañía de una pareja israelí que conocí en el refugio de Colomers.
Aunque el GR11 no es el Camino de Santiago, siempre te encuentras con mochileros deseosos de nuevos horizontes, de ver más allá, de sentir en los labios el sabor de la libertad,...
He tenido la suerte de compartir camino con gente de Barcelona, de Gran Bretaña, de Alemania, de Polonia, de Israel, de Francia,...
Gracias a todos por vuestro cariño, amistad y por compartir juntos este pedacito de paraiso.





6 comentarios:

Tomás Díez dijo...

Fue muy grato acompañarte unos kilometros por esas cimas y más grato saber que finalizaste tu reto. Te felicito José Antonio y hasta la próxima.

JOSE ANTONIO dijo...

Gracias a vosotros por la compañía y apoyo. Tenemos muchos caminos por recorrer. Hasta muy pronto.
Un abrazo.

Cristina dijo...

Uf qué decir José Antonio. Que tu relato me ha emocionado...Como sabes disfrutar de esos momentos. Unos días de soledad pero rodeado de naturaleza por los cuatro costados. Seguro que has aprendido algo...y te has dejado invadir de la luz, el sol, las nubes, el viento, el frío, y te habrás dejado llevar. Es un placer haber coincidido en esta vida con vosotros. Estoy deseando compartir de nuevo...

Un abrazo infinito

JOSE ANTONIO dijo...

Cristina: para nosotros también es un placer habernos cruzado contigo, eres un ser especial y siempre nos enseñas algo. Gracias por tu energía vital. Un abrazo.

El tejón dijo...

Amigo Jose Antonio, sigo tus pasos aunque no deje huellas, eres grande.
Un abrazo.

JOSE ANTONIO dijo...

Tejón: tu siempre dejas huella!!!!!
gracias por tu amistad. Un abrazo.